Ciudadanos


Benalmádena: la “nueva” vieja política en acción

En una entrada anterior, que titulé El PSOE en su cortijo: Benalmádena como ejemplo, comenté la noticia, aparecida en la prensa el 30 de junio, de que los tres ediles de Ciudadanos y los dos de Costa del Sol Sí Puede (Podemos), cuyos apoyos resultaron fundamentales para la investidura del alcalde socialista de Benalmádena, iban a recibir 44.559 euros anuales cada uno, la misma cifra que los concejales de gobierno y lejos de los 12.209 euros que recibirían los demás concejales sin dedicación exclusiva. Y ¿por qué esa generosidad del equipo del PSOE (eso sí, a costa del dinero público)? Según declaró el propio alcalde, con ese acuerdo pretendía blindarse frente a una posible moción de censura. Es decir, se trataba de un soborno en toda regla pagado con fondos municipales: cobrarás un montón de pasta a cambio de dejarme hacer durante los próximos cuatro años. (más…)


Primarias y democracia interna de los partidos

En los últimos meses hemos asistido a un ruidoso debate en la sociedad española acerca de la conveniencia, necesidad u obligatoriedad de que los partidos políticos elijan a sus candidatos y a sus dirigentes mediante el sistema de elecciones primarias. Y digo ruidoso y no profundo, porque han abundado las consignas y han escaseado los argumentos y los debates serios. (más…)


El PSOE en su cortijo: Benalmádena como ejemplo

Benalmádena, situada en el corazón de la Costa del Sol, entre Torremolinos y Fuengirola, podría presentarse como el paradigma de la especulación urbanística desaforada y la corrupción política que ha padecido España en los últimos decenios. Es el municipio cuyo amplio término municipal se urbanizó casi totalmente, de manera absolutamente desordenada, bajo el mandato de Enrique Bolín, el último alcalde franquista que luego lo fue de AP y que, cuando fue expulsado del partido en 1989, tras ser detenido en Gibraltar por posesión de cocaína en compañía de varios menores, fundó un grupo independiente para recuperar la vara de mando. Hasta 2007 no fue definitivamente desalojado de la alcaldía, que en los años siguientes se repartirían PP y PSOE, siempre en alianza inestable con grupos independientes cuya única finalidad, al parecer, era saquear las arcas municipales.

(más…)


El dilema de Ciudadanos: sumar puede restar

Ciudadanos en las encuestasEl rápido ascenso de Ciudadanos en las encuestas puede, paradójicamente, poner al partido de Albert Rivera contra las cuerdas. Las causas de ese sorprendente ascenso, que en unos meses ha revolucionado el panorama político español, coinciden con las que han propulsado a Podemos, la otra novedad en el naciente tablero político “a cuatro”: la percepción por la ciudadanía de que nuestra clase política es en realidad una “élite extractiva”, una casta que no trabaja por el bien común sino por sus propios intereses; la percepción de que también el poder judicial está contaminado (hecho evidente cuando los partidos eligen a los miembros del Tribunal Constitucional y a los del Consejo General del Poder Judicial), de modo que los políticos corruptos gozan de impunidad; y la percepción de que el problema no puede ser resuelto por los mismos que lo han creado. El ascenso de Ciudadanos se basa en que es percibido como un partido nuevo, limpio, sin mochilas y con deseos de regenerar la democracia y acabar con la impunidad de las “élites extractivas”. Así se percibía también a Podemos, que ha empezado a sufrir descensos en sus expectativas de voto desde que los medios se han dedicado machaconamente a airear sus casos de corrupción, sea esta real o supuesta (asuntos Monedero, Errejón, etc.). (más…)